¿Por qué Caracas no tiene agua?

Escrito por Carlos Narváez, Clérigo Urbano de Vikua.

Abastecimiento de agua en el Área Metropolitana de Caracas (AMC)

En la mayoría de los casos las jurisdicciones de los países, estados o municipios, no coinciden con los límites territoriales de las cuencas y por ende, gran parte de las decisiones afectan el ciclo hidrológico, el aprovechamiento del agua y los usuarios que hacen vida en ella. En esta situación las autoridades de agua de los diferentes países, disponen de mecanismos y criterios para la creación de estructuras administrativas por cuencas, las cuales podemos destacar a continuación (Chávez, Dourejanni y Jouravlev, 2002):

  1. Entidades de cuencas interjurisdiccionales y transfronterizas: Cuando varias jurisdicciones político–administrativas, gestionan y aprovechan un recurso compartido. Es necesario crear mecanismos de coordinación o gestión continua si comparten una obra hidráulica.
  2. Entidades con funciones de autoridad de aguas a nivel de cuencas: Aumentar la capacidad de desconcentrar o descentralizar las funciones de la autoridad en agua sobre una cuenca para que sean desempeñadas por una autoridad local.
  3. Entidades con funciones de coordinación y fomento de participación en gestión del agua:  Constituyen instancias de concertación y coordinación entre los diferentes actores involucrados en la gestión del agua, ya sean instituciones, entes privados o usuarios.

Un ejemplo de lo anterior se pudiese aplicar en el Área Metropolitana de Caracas (AMC), específicamente en los municipios Libertador, Baruta, Chacao y El Hatillo. El AMC coincide con los límites de la cuenca del río Tuy, en la cual se localizan la mayoría de sistemas de embalses y las obras del Sistema Tuy I, II, y III, específicamente en las subcuencas alta y media de este río. 

Figura 2: Cuenca del río Tuy. Cenamb-UCV (2011).

El estado de conservación de las subcuencas del Tuy, especialmente los tramos Medios y Altos, presentan niveles de intervención importantes. No obstante, el problema de abastecimiento de agua potable en el Área Metropolitana de Caracas viene dado por los niveles de gobernanza e institucionalidad, traducido en el exceso de centralismo para la implementación de políticas públicas referentes al manejo del recurso hídrico.

El Área Metropolitana de Caracas recibía en 1998, 20.000 litros por segundo (equivalentes a dos de los famosos camiones cisternas por segundo) bombeados desde el sistema Tuy.  Para el año 2019, percibía cantidades muy por debajo de las capacidades máximas de bombeo del sistema actual, de acuerdo a Rojas (2019) ingresaban 6.000 litros por segundo menos a la ciudad de Caracas. En la actualidad, el estado de los sistemas Tuy I y II se encuentran por debajo del 50% de sus capacidades debido a la falta de mantenimiento e inversión en su equipamiento.

Sin embargo, es preciso afirmar que los problemas ambientales asociados a los altos índices de deforestación de la cobertura vegetal y las descargas de contaminantes en diferentes subcuencas ubicadas en el sistema Tuy han traído consecuencias negativas referentes a la producción de agua en cantidad y calidad, lo cual es un aspecto que no debe descuidarse en la implementación de políticas públicas relacionadas al manejo del agua.

De seguir el escenario actual de conservación en las principales cuencas del Tuy Medio y Alto, el funcionamiento de los diferentes cuerpos de agua y embalses pudiese verse afectado por los altos niveles de producción de sedimentos. Para el año 2012, por ejemplo, en la cuenca de Ocumarito en el cual se localiza parte del Sistema Tuy III, la producción total de sedimentos alcanzaba 8.125.533,00 toneladas, equivalentes al 98,13 % del volumen total del almacenamiento del embalse, según estimaciones realizadas por Mayz (2013).

Figura 3: Cuenca del río Cuira, sur del estado Miranda. Imágenes SPOT (2010).

Se infiere que esta situación se ha agravado en Ocumarito, tomando en consideración diferentes análisis satelitales que se han hecho en este sector durante el presente año, así como en subcuencas vecinas como lo es Cuira, ubicada al Este de Ocumarito. La cuenca del río Cuira, presenta una superficie de 562,31 Km2, de las cuales 280,94 Km2 presentaban alta intervención en el año 2011, producto de la deforestación asociada a prácticas de manejo de cultivos de subsistencia, así como al tráfico ilegal de madera hacia el estado Guárico (Narváez, 2013).

En 2020, las tasas de deforestación se han incrementado en esta cuenca y como muestra de ello, la microcuenca del río Taguay ubicada al Sur de Cuira y cuya superficie es de 127,19 Km2, presentaba para el año 2011 una tasa de intervención alta de 42,92 Km2, incrementándose en 2020 a 102,53 Km2, lo que equivale al 80% de la superficie total de esta subcuenca. Los datos del presente año, se obtuvieron a partir del cálculo del índice NDVI en imágenes del Satélite Sentinel 2, de 10 metros de resolución y de fecha 9-5-2020, tal y como se muestra en la siguiente figura:

Figura 4: Cuenca del río Cuira, sur del estado Miranda. Índice NDVI de Imagen Sentinel 2, de fecha 9-5-2020 (2020).

Cabe destacar, que en la cuenca del río Cuira se tenía previsto la ejecución del Proyecto Tuy IV, que conectado al sistema Tuy III, tendría una capacidad máxima de bombeo de 21.000 lts/seg para abastecer a las poblaciones de Vargas, Miranda y Distrito Capital. Por ello, juega un rol fundamental para garantizar la seguridad del recurso hídrico en el Área Metropolitana de Caracas, ejecutar planes de gestión integral de agua en el sistema de cuencas del río Tuy, específicamente en sus tramos Medio y Alto, con el objeto de asegurar la producción de este recurso en cantidad y calidad, en el mediano y largo plazo.

La gestión integral del recurso hídrico en el AMC debe estar enfocado en dos instancias, como se ha podido apreciar: 1) Gestión de los recursos naturales desde las cuencas; 2) Ejecución de políticas, aplicación de leyes e institucionalidad. De la primera instancia se desprenden las bases para la implementación de una serie de planes, programas y proyectos en el sector del agua, a través de la medición de los recursos naturales que componen las cuencas, así como de la medición de indicadores de conservación del recurso hídrico y los elementos que regulan el ciclo hidrológico es estos sistemas naturales. Es decir, constituye la imagen de la cuenca intervenida de manera adecuada y desde una perspectiva integral, considerando la necesidad de satisfacer necesidades sociales, ambientales, humanas y de los ecosistemas.

La implementación de políticas públicas tiene que ver con cómo se va a lograr el resultado de tener una cuenca adecuadamente intervenida, según las capacidades de sus ecosistemas y el estado de conservación de las mismas, a través del cumplimiento de los planes, programas y proyectos; así como del cumplimiento y actualización de una legislación en materia de agua, con entidades administrativas de cuencas y descentralización de funciones a las alcaldías. Bajo este modelo, es importante el pago por los servicios ambientales que brinda la cuenca hidrográfica y el compromiso de todos los usuarios que hacen vida fuera y dentro de ella.    

El reto para los países como Venezuela consiste entonces, en crear capacidades de gobernabilidad sobre las cuencas, logrando compatibilidad con las formas tradicionales de gobierno sobre límites político–administrativos, con la adecuada coordinación institucional de entidades públicas y privadas, las cuales tienen una visión usualmente sectorial de la gestión del agua.  Para ello, es indispensable un cambio de modelo territorial en el país y que el tema del agua sea un eje prioritario en los planes de gobierno.

Layer 1